Pues sí, tener caries sin dolor es posible y más que probable. Esta afección, dependiendo de su ubicación en la pieza dental y el grado de avance que tenga, puede ser más o menos dolorosa, llegando a pasar, incluso, totalmente desapercibida.

Las caries son una de las patologías bucodentales más comunes, seguidas muy de cerca por las enfermedades de las encías. Hoy queremos recalcarte la importancia de las revisiones con tu dentista y mantener una adecuada higiene oral para evitar las caries asintomáticas.

¿Qué es la caries?

Empecemos por el principio. La caries es una patología originada por la actividad bacteriana que se produce en la cavidad oral. El ácido que producen las bacterias a partir de los restos alimenticios perjudica a la pieza dental, ocasionando su desmineralización y volviéndola más vulnerable. Ante la acción repetida de estos ácidos, pueden crearse cavidades en la pieza, lo que causa ese dolor tan característico.

¿Por qué podemos desarrollar caries sin dolor?

Hay ocasiones en las que, debido a la ubicación de la infección o a su grado de desarrollo, desarrollamos caries sin dolor. Si se encuentra en sus estadios iniciales, es probable que todavía no haya traspasado a capas más internas del diente, quedándose en el esmalte.

Conforme la afección avanza y alcanza la dentina (parte intermedia del diente), la sensibilidad dental hará su aparición, reaccionando a estímulos de temperatura, como la comida o bebida caliente y fría.

Si la caries no se trata y llega hasta la pulpa dentaria (parte más profunda del diente donde se encuentran las terminaciones nerviosas) podría originarse una infección con inflamación y, sí, dolor.

Para contrarrestar todos estos posibles efectos y prevenir la aparición de caries sin dolor o con él, no olvides mantener una adecuada higiene bucodental, no abusar de los alimentos y bebidas azucarados y, por supuesto, acudir a las revisiones periódicas con tu dentista de confianza. En nuestra clínica dental en Cangas do Morrazo y Moaña estaremos siempre dispuestos a cuidar de tu sonrisa.